LUIS CALABOR / MAIDER BERGARA.- Situado en una esquina del icónico barrio de Malasaña, Freedom Cakes ya da la sensación de ser diferente al resto de pastelerías, pero también a la par de lo que es Malasaña. El propio logotipo del local, de color rosa y amarillo, recuerda a las cafeterías americanas de los años sesenta y setenta que tantas veces hemos visto en películas. Una vez entras, en parte confirmas esa sensación, aunque hay detalles, como el suelo (que parece un óleo) o las pizarras donde está escrito el menú, que le dan al sitio un aire moderno.

Antes de que nos atendiese la dueña, un detalle muy curioso ocurrió delante de la cristalera del local: una camioneta de una carnicería se postraba enfrente con los interiores del vehículo abiertos, por lo que se podían ver, desde la propia pastelería,  los cuerpos de cerdo colgando. Y no solo eso: el conductor de la furgoneta entró a pedir un café. Sin leche, claro.

Camioneta de una carnicería con cerdos colgados frente a Freedom Cakes. MAIDER BERGARA

De hecho, en la cabeza de mucha gente puede estar el preguntarse cómo es posible abrir una pastelería sin poder usar muchos productos lácteos, como la nata o la leche, y que el producto sea delicioso. Para Isabel, la fundadora del local, eso no es un inconveniente; de hecho, ese fue uno de los motivos para abrir el establecimiento. “Lo que existía eran sitios muy crudiveganos, demasiado sanos, y no tenían sabor. Nosotros queríamos hacer un enfoque diferente, sabroso”, comenta.

Es algo que podemos confirmar de primera mano: los pasteles y galletas están deliciosos, y no es una crítica influenciada ni mucho menos. De hecho, se nota cómo la masa es más natural e integral que una tarta industrial. Y el sabor sigue siendo bastante palpable, a pesar de esos prejuicios que pueden existir entorno a un producto vegano. Esa es la gran diferencia con lo que se suele encontrar en un producto típico de fábrica: una riqueza natural propia de no tener aditivos que no son naturales, y que lo hace más sabroso.

Como suele pasar, existen prejuicios que ya Isabel comenta que le suponen, al local, tener que reformular su propuesta: “No ponemos en la entrada que es un sitio vegano porque a mucha gente le echa para atrás, pero tenemos mucha clientela que no es vegana y viene a este sitio. Mi madre, por ejemplo (risas)”. Otra cosa que también podemos confirmar es que es un local concurrido: en la hora y media aproximada que estuvimos entraron más o menos 13 personas, algo que para ser la mañana es bastante aceptable. Algunos venían a tomar un café y un pastel en el propio establecimiento, mientras que otros clientes, bastante fieles, venían a recoger varios pasteles para llevárselos a casa.

Una dulce compañía con los mejores bizcochos veganos de Malasaña. ¿Qué más se puede pedir? MAIDER BERGARA

Freedom Cakes, de hecho, no tiene ni un año de vida. “Empezamos en mayo de 2018. Al principio comenzamos con lo básico, porque éramos dos en la cocina: mi madre, que hacía las cremas, y yo que montaba las tartas. Ahora somos nueve en plantilla, por lo que abarcamos más productos”, cuenta Isabel. Ya dentro de la cocina, que tampoco es de grandes dimensiones, están dos personas realizando las masas de las galletas y de los pasteles, de manera artesanal y, por supuesto, sin una pizca de nata ni de leche.

Isabel comenzó dando a probar productos en la calle. “La gente me decía: ‘Me da igual si es vegano o no. Si está rico, ¿por qué no lo voy a probar?’. Además, es un poco más sano”, añade. Es una de las claves de sus productos: son más ligeros y más saludables, y varios clientes lo saben: “Ahora también tenemos encargos, y conocen las ventajas que tiene lo que hacemos. Hay muchas personas que son veganas o que tienen alergias, y por eso nos piden mucho por encargo”. De hecho, una de las opciones que ofrece el local son las de los productos libres de gluten, que prácticamente son mayoría, como galletas de vainilla o diferentes brownies.

Uno de los pasteles que asoman nos llama más la atención, y no por su pinta sino por un cartel situado detrás. Se llama Cupcake solidario’ y cuesta tres euros. Una magdalena cubierta por encima de caramelo. La razón: recaudar fondos para erradicar la violencia machista. El momento de la entrevista es la víspera del Día de la Mujer Trabajadora, y ya nos dice Isabel que el motivo de ese cupcake dedicado es para esta fiesta en concreto, pero va cambiando semanalmente de iniciativa. “Recaudamos fondos para diferentes ONG’s y motivos, y esta semana queremos aportar nuestro granito de arena al Día de la Mujer. La mitad del dinero (1,50€) va destinado a la causa”, aclara. La institución a la que va destinado ese dinero recaudado es, en este caso, la Fundación Ana Bella, que al año ayuda a más de 1000 mujeres a salir de esa situación de violencia.

Cupcake solidario para erradicar la violencia machista . MAIDER BERGARA

Si algo se nota en Freedom Cakes es que es un establecimiento concienciado con muchas iniciativas, y no solo el veganismo. Esto se capta en la bandera del arcoiris que está detrás del logo interior, en este cupcake solidario o incluso en las servilletas (que son 100% recicladas). Junto a esto, los clientes fieles traen sus propios tuppers para no contaminar más, y el local ya va abandonando paulatinamente el plástico: “Al inicio encontramos envases de cartón para meter los cupcakes, y ahora usamos un material biodegradable para no contaminar”.

Sin duda, la sensación clara que deja Freedom Cakes es la de una pastelería no solo diferente a todas las demás en temas de concienciación, sino también un amor por el producto y un cuidado al milímetro de todo lo que hace. Además, la creatividad es un factor también presente: se nota en cupcakescomo la del Monstruo de las Galletas de Barrio Sésamo, aunque pueda parecer un ejemplo gracioso. Una demostración de que un local gastronómico no es peor por ser vegano, sino todo lo contrario: puede ser más sano, más natural e incluso más sabroso. Porque al final son estos establecimientos los que sirven para que las personas descubran el estilo de vida que es el veganismo.

Leave a Comment

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial