MAIDER BERGARA / LUIS CALABOR.- Una vez que nos adentramos en el mundo del veganismo, únicamente prestamos atención a nuestra alimentación. Sus nutrientes, suplementos, productos ecológicos, nuevas recetas, etc. Pero pocas veces tenemos en cuenta un factor relevante que cambia nuestro día a día y logra un estilo de vida sostenible: la filosofía cruelty-free.

Como ya vimos con los tatuajes en Ink Sweet Tattoo, hay un gran número de productos diarios que son testados en animales o que directamente contienen restos de animales en su propia composición. Como son la cera de abeja, grasa de ballena, etc.

Algo muy similar pasa, y con mucha frecuencia, en los productos de belleza.  Elementos que camuflan sus derivados animales, y que incluso, pueden resultar más dañinos para la persona que lo utiliza. Por ello, visitar un centro de belleza como es Handmade Beauty, en la Calle del Conde de Xiquena de Madrid, es sin duda algo que toda persona vegana debe de hacer para conocer más el estilo de vida que practica.

Letrero del local desde la calle en el barrio de Justicia. LUIS CALABOR

El local empezó en 2013. “Antes de que llegásemos nosotros, era imposible encontrar una firma con esmaltes de uña desarrollados libremente de tóxicos, o una opción vegana y apta para todos los públicos”, comenta Diana Burillo, creadora de la marca y especialista en cosmética orgánica. Los valores en los que se sustenta el local y con la que se compromete son los de una belleza plural, natural, diversa y genuina, además de los de la sostenibilidad, desarrollo e integración social. Va más allá de una simple marca o un establecimiento en Madrid: es una idea de vida por sí misma.

En uno de los pocos días lluviosos de la capital, Handmade Beauty sigue siendo un sitio acogedor pese al tiempo: situado en una esquina, el diseño minimalista y natural que tiene hace que sea fácil sentir curiosidad por el local. Como su propio nombre indica, el establecimiento es a su vez, una marca internacional que realiza por sí solo productos de belleza aptos para las personas cruelty-free y veganas, algo que hasta hace muy poco era impensable y difícil de encontrar.

Vista desde la calle de la puerta del local, Handmade Beauty. LUIS CALABOR

Una vez llegamos nos atiende Diana. Partiendo desde España, ha sido capaz de trasladar la marca hacia bastantes países de Europa y América, como Italia, Austria, Inglaterra, Finlandia o Colombia. Para ella, no solo era importante que sus productos fuesen respetuosos con el planeta y con los animales, sino que fuesen también agradables para sus clientes: “Tenemos que presentar un packing atractivo, a la par que sostenible”.

En Handmade Beauty también está presente la gran importancia de su elaboración manual, haciendo honor al nombre del establecimiento, que en español quiere decir “belleza hecha a mano”. “Las manos nos ayudan a expresarnos, transmitir, acariciar… nos aportan presencia, seguridad y son un símbolo de cuidado”, dice Diana. Un valor añadido a sus cosméticos, que son liberados de tóxicos, además de actuar coherentemente con una idea de abandono de derivados de animales.

Diferentes materiales que Handmade Beauty utiliza en sus tratamientos de belleza. Desde minerales naturales, hasta todo tipo de hierbas medicinales. MAIDER BERGARA

Entre todos los productos que encontramos en Handmade Beauty, hay varios que destacan por su elaboración y su historia. El primero es el esmalte Toxic Free, que prescinde de ingredientes que pueden ser perjudiciales para la salud. Estos elementos no son pocos: se eliminan unos siete u ocho componentes presentes en el esmalte tradicional, como el formaldehído, el tolueno o el alcanfor.

Otros productos que la empresa ofrece son diferentes blends para realizar la manicura y la pedicura, que emplean en todo caso elementos naturales como caléndula, jazmín, menta, manzanilla o lavanda. Estos responden al nombre de Sunshine Blend o Sunset Blend, y existen hasta en cuatro tipos: Detox, Healing, Invigorating y Sun Eclipse Relaxing Blend. A  esto hay que añadir técnicas para la hidratación de la piel, en las que se usan vegetales como el tomate y el pepino, o para la limpieza y acondicionamiento para la piel, en el que destacan los tratamientos en los que se emplea jengibre: Ginger Wash (elimina los restos de suciedad sin provocar tirantez) o Ginger Mist (restablece el pH neutro de la piel).

Uno de los sillones en los que las clientas disfrutan de los tratamientos de belleza en Handmade Beauty. MAIDER BERGARA

Algo interesante del local, además de estos productos, es también la posibilidad de probarlos en el propio establecimiento, lo cual puede ser incluso una terapia de relajación muy interesante. Hay una sala de masajes donde al cliente se le aplican los productos mencionados, y se emplea el uso tan importante como es para Handmade Beauty el cuidado manual. En definitiva, ya no solo se eliminan diferentes toxinas que pueden estar en la piel, sino que directamente los propios productos ya vienen sin esos elementos tóxicos.

Como dice Diana, y corrobora Handmade Beauty, hay que emplear más las manos para palpar el mundo, y hoy en día es más necesario aún, cuando las máquinas y la artificialidad están presentes. Es muy probable que la naturalidad de los productos sea el gran diferenciador en el futuro y sean por los que apueste el público. Si es ese el caso, Handmade Beauty es una gran opción para todos los que quieran acercarse a una cosmética y unos cuidados personales, todos ellos 100% naturales y sin aditivos.  

Leave a Comment

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial