ISABEL RODRÍGUEZ MAISTERRA.- En este primer podcast de la serie de entrevistas Letra y música, Toño Casado, compositor, autor y director de 33 El Musical, habla sobre las claves de la exitosa producción española sobre la vida de Jesús de Nazaret. Es un espectáculo que ha conseguido enganchar al público y que prolonga su estancia en IFEMA, por segunda vez, hasta el 21 de abril.

Entrevista realizada por ISABEL RODRIGUEZ MAISTERRA y editada por JULEN SOBEJANO ETAYO
Toño Casado, compositor, autor y director. 33 EL MUSICAL

«Un musical de Jesús hecho por un cura en el tiempo en el que estamos es un reto. La gente tiene muchos prejuicios»

¿Os esperabais tener que prorrogar el musical?

Cuando se hace una producción de gran formato como es 33, es un proyecto ambicioso. Los productores invierten una cantidad grandísima de dinero, esperan recuperarla y que sea una buena inversión. Yo también sabía, como autor, que tendría éxito para el público, por eso la hice.

En vista del éxito, ¿os han surgido otras posibilidades? Una gira, exportar la idea a otros países…

La gira ahora no se estudia, esto es más cosa de los productores que de mí, que soy el autor. 33 tiene mucho futuro y nosotros creemos que llegará a muchas partes.

Como autor, ¿estás satisfecho con el resultado o aspiras a más?

Gracias a Dios, he tenido total libertad para rodearme tanto del equipo creativo, como de las personas que he seleccionado para diseñar el musical y los actores a los que elegí en el casting. Estoy muy contento con el resultado porque es lo que yo tenía en la cabeza.

¿Te planteas lanzarte a otra producción similar?

Sí, claro. Soy escritor y ya tengo unas cuantas cosas escritas antes, otras en las que estoy trabajando y otras que vendrán.

¿Son musicales?

Soy un artista multidisciplinar: me gusta pintar, escribir, componer… Depende de la época, de mí, de cosas que me piden, del momento. Ahora estoy con unos trabajos que verán la luz en unos meses.

«Sabía que tendría éxito para el público». 33 EL MUSICAL

¿Por qué crear un espacio propio en Ifema y no un teatro convencional?

Había que buscar un espacio especial. Muchos de los teatros de Madrid estaban con producciones propias. Se nos ocurrió lo de la carpa y la posibilidad de hacerlo en ese lugar. Ha resultado una cosa muy interesante, a la gente le gusta.

¿Qué retos ha supuesto 33?

Hacer un musical de Jesús, escrito por un cura, en el tiempo en el que estamos es un reto. No vivimos en un tiempo maravilloso para el cristianismo en nuestro país. También, el hacer un musical de gran formato de un autor que nadie conoce es lanzarse. Gracias a Dios, la obra conquista a la gente y la que lo ve se queda flipada. Lo ven dos, tres… Ocho veces.

¿Repiten?

Sí, es un musical muy de repetir. El que más, lleva dieciocho.

Las críticas hablan de mensaje universal que llega a creyentes y no creyentes, ¿cuál es ese mensaje?

El mensaje de Jesús es que el amor salva a las personas; Jesús es ese amor que salva a las personas. El lenguaje es explícitamente cristiano, pero está contado de tal manera que no molesta. Tiene un poco de todo: humor, mucha emoción, cierta autocrítica hacia el clericalismo rancio… La gente se ríe, llora, lo disfruta, se emociona.

¿Cómo se materializa ese concepto del amor en un musical?

Soy católico y para los cristianos Dios es amor. Eso no es algo abstracto. Lo dice san Juan en su carta: Dios es amor y las personas que aman conocen a Dios y los que no aman no lo conocen. Para nosotros Dios es el amor hecho persona, que se llama Jesús, que es el que nos enseña cómo es Dios, un padre que cuida a los demás, aunque a veces no lo notemos mucho.

¿Cómo es el Jesús de 33?

Es divertido, alegre, luminoso, crítico, tierno. Es un hombre, pero es Dios. Hace milagros, muere, resucita. Es la historia de Jesús, pero contada de tal manera que la gente sale muy emocionada.

Escena del prendimiento de Jesús en el Huerto de los Olivos. 33 EL MUSICAL

¿Se convierten? ¿Cambian de vida?

Un musical tiene el alcance que tiene, no son unos ejercicios espirituales. Es una obra que dura dos horas y media. La gente llora, se emociona, lo pasa bien, pero lo que les pase en el corazón, eso ya no lo sé. La pretensión es que conozcan a Jesucristo y se enamoren de él. Tampoco puede pedir uno que esto sea que te caigas del caballo como san Pablo. Sí que, cuando se encuentran con Jesús de esa manera, empatizan mucho.

¿Era necesario hacer justicia a la figura de Jesús en los escenarios? Estoy pensando en versiones como Jesucristo Superstar, quizá poco favorables.

Jesucristo Superstar es un musical de hace cuarenta años que cuenta la vida de Jesús por Andrew Lloyd Webber y Tim Rice, según su manera de pensar. Tuvo mucho éxito y aún lo tiene porque es un clásico, pero no es el punto de vista de los cristianos. Jesús de Jesucristo Superstar es un hombre que se muere y se acabó; tampoco tiene muy claro por qué. Sí que ha habido otros musicales más cercanos a nuestra religión como Godspell, que es Jesús que se presenta como un hippie, como un payaso, pero con un lenguaje mucho más accesible a nosotros. La letra en España la hizo un sacerdote conocido, José Luis Martín Descalzo.

¿Qué hace diferente a 33?

33 es una vuelta de tuerca porque es explícitamente cristiano. El musical acaba diciendo «os salvará mi amor»; Jesús es la salvación. Está contado de manera que no molesta a la gente que no es cristiana. En 33 los creyentes se alegrarán por su fe y los no creyentes se encontrarán con un Jesús mucho más cercano de lo que ellos piensan. En cualquier caso, 33 es una gran experiencia musical, un buen momento para vivir.

Leave a Comment

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial