LAURA LÓPEZ BARRAGÁN.- Menuda semanita hemos tenido en Distrito Nómada…¡No hemos parado! Primero, aterrizamos, desde los estudios de radio de la Universidad de Navarra, en el taller Acqua e Olio. Al teléfono, nos recibió Carlos Cañete. Resulta que es todo un experto en la furgoneta mítica de Volkswagen. Por ello, decidimos dedicar al tema dos podcasts: una pequeña introducción nuestra y una entrevista con Cañete.

Si esto fue un miércoles, el viernes volvimos a ponernos en marcha: Barcelona nos esperaba esa misma noche. Como dos entrevistas en dos días nos parecía demasiado sencillo, hicimos la primera de ellas en un lugar algo difícil de llegar. En total, un cercanías, un metro, otro cercanías más, un funicular (que, por confusión, tomamos dos veces), un autobús y veinte minutos andando. Vamos, toda una odisea para llegar desde L’Hospitalet al Mirador de l’Arrabassada.

Nosotras, con cinco minutos de retraso. Los entrevistados, que eran Maeva Aguilera y Manel García (de Viajando nuestra vida) llegaron alrededor de veinte minutos más tarde. La primera impresión que tuvimos fue lo poco furgofriendly que Barcelona parecía: no había aparcamiento para nuestros entrevistados. Gracias a esto, tuvimos la oportunidad de subirnos a su furgoneta y ver cómo la habían camperizado. Estaba preciosa.

Sin conocernos más allá de los mensajes previos que habíamos intercambiado, nos abrieron las puertas de su vehículo y, tras algo más de media hora bajo la atenta mirada de Junior, su perro, llegamos al destino donde, por fin, pudimos entrevistarlos. Resulta que acabamos en una especie de descampado a 45 minutos de nuestro hostal.

Después de haber inspeccionado la furgo desde dentro, esta pareja nos destripó todos los entresijos de sus viajes con mascota y de lo que realmente significa camperizar. Por si fuera poco, pudimos entender cómo es la instalación eléctrica en un vehículo de esas dimensiones:

Entre una cosa y otra, llegamos al hostal a las cinco de la tarde y comenzamos a preparar la próxima entrevista. El domingo, una vez abandonamos definitivamente nuestro alojamiento, nos acercamos a La Barceloneta, al Hotel W. Aunque pareciera fácil, tampoco llegamos a la primera. Resulta que escogimos el fin de semana en el que se celebraba un tour ciclista, por lo que la mitad de las calles estaban cortadas. No pudimos coger autobús, fuimos andando, confiando en GoogleMaps, hasta la primera boca de metro a la que pudimos acceder. Incluso cogimos taxi. Nuestro entrevistado, Xavi Coi, tuvo el mismo problema y tardó todavía más. Bajo la primera sombra que encontramos, Coi nos explicó cómo se le había ocurrido crear un negocio de foodtruck, llamado El Brindis, especializado en bebidas que, además, eran orgánicas. Hace años, en España, esto era impensable, puesto que los negocios sobre ruedas no eran comunes:

Leave a Comment

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial