JOSÉ GUTIÉRREZ DE SAN MIGUEL / FABIOLA VÁSQUEZ .- Viernes 29 de marzo. 10:00. Comenzamos a caminar en dirección a la Jefatura Superior de Policía de Navarra, emocionados con la idea de conocer desde dentro la actividad de la Brigada de Investigación Tecnológica de Pamplona. Habíamos leído muchas noticias y reportajes sobre ellos, pero ahora teníamos la oportunidad de ser nosotros quienes escribieran. Cruzamos a través de la ciudadela mientras comentábamos lo que cada uno se imaginaba que nos encontraríamos. Llegamos 10 minutos antes de la hora acordada, así que nos quedamos fuera, mientras proseguimos hablando de lo que nos aguardaba aquella mañana.

El tiempo pasó y decidimos acceder. En la entrada nos topamos con dos escaleras, cada cual conduciendo a una dirección distinta. Ante nuestra cara indecisos y perdidos, un agente situado en una habitación acristalada nos hizo señas para que subiéramos hacia su posición por los peldaños de la derecha. El policía, que estaba haciendo las veces de recepcionista, comprobó nuestros nombres y pidió que nos sentáramos en la sala de espera, que estaba junto a la recepción. Aprovechamos el tiempo que permanecimos allí para anotar todo lo que vimos: tres adultos hablando mientras uno de ellos reparaba un ordenador, muchos carteles de la propia Jefatura sobre qué hacer en diversos casos de crímenes o de emergencia, otro adulto y una joven, estos dos sentados. Poco después, la reparación concluyó y los señores que dialogaban se marcharon.

Tras un periodo inferior a los diez minutos, apareció por la puerta un hombre sosteniendo un documento, y se acercó al adulto, que permanecía en su asiento. El hombre que había entrado en la sala de espera resultó ser un policía que, en lugar de uniforme, vestía un pantalón vaquero, camisa de cuadros, chupa de cuero y un pañuelo a modo de bufanda. Comentaron algo que no pudimos comprender, aunque sí que alcanzábamos a escucharlo con claridad. Acabada su conversación, el adulto se marchó y el agente se acercó a nosotros. Era uno de los componentes de la Brigada de Investigación Tecnológica, y nos informó de que, al estar todos los grupos en una operación especial, él estaba muy ocupado y que no nos podría atender. Prometió que nos llamaría pronto para atendernos en los siguientes días y, tras agradecérselo, nos despedimos y nos marchamos. Se tomó muy en serio su promesa, porque transcurridas dos horas desde que abandonamos la Jefatura Superior de Policía, recibimos la llamada del agente que nos había atendido, proponiéndonos que la nueva fecha para acudir fuera el miércoles 3 de abril. Así lo acordamos, y cinco días más tarde, repetimos el proceso.

José Gutiérrez de San Miguel posa con la tarjeta de visitante que dan para el acceso a las oficinas. FABIOLA VÁSQUEZ

Llegamos a las 10:30, entregamos nuestros DNI y nos sentamos en los mismos lugares de la sala de espera. Permanecimos poco allí, porque tras menos de cinco minutos llegó el agente que haría las veces de anfitrión. Nos colocamos las acreditaciones de visitantes y acompañamos a nuestro entrevistado hacia su oficina, en el segundo piso del edificio. Una vez allí, nos invitó a sentarnos en las sillas en las que colocan a los detenidos mientras él se acomodaba en el asiento del escritorio contiguo. Antes de comenzar nos aclaró que no podríamos grabar ni audio ni video, así como tomar fotografías, por motivos evidentes de seguridad. Dicho esto, comenzamos nuestra conversación.

Le preguntamos por la jerarquía y la organización existente. Él nos explica que el cargo más alto es el de comisario, que dirige las dos secciones. El líder de cada una de las secciones es inspector jefe. Dentro de ellas están los grupos o brigadas, siendo cada jefe de brigada un subinspector. El resto de miembros de las brigadas, como es su caso, son oficiales. Él aún no ha cumplido un año en este grupo, pero asegura haber aprendido mucho durante el tiempo que lleva trabajando ahí.

Su Brigada, como nos cuenta, se centra en los crímenes tecnológicos, como pueden ser casos de pornografía infantil, amenazas a través de correo electrónico o mensaje y delitos económicos, como estafas. Para cualquiera de estos casos, el proceso que se desarrolla es el mismo. La víctima de la falta acude a la Jefatura y presenta una denuncia. Esta, cuando está relacionada con su tipología de crímenes, les llega ellos. Cada día, revisan las denuncias del día anterior y se asignan los casos entre los compañeros. Los más difíciles se tratan de resolver entre todos.

DELITOS CIBERNÉTICOS
El agente que nos atendió nos explicó algunos de los delitos tecnológicos a los que suelen enfrentarse los miembros de su brigada:  

Phishing: Es una técnica que los ciberdelincuentes utilizan para conseguir que su víctima revele datos de carácter personal y financiero, como contraseñas, números de cuenta o el de la Seguridad Social. Lo hacen mediante correos electrónicos fraudulentos o dirigiendo a la víctima a un sitio web falso.

Groomming: El delincuente se hace pasar por un niño para acercarse a un menor, ganarse su confianza y terminar pidiéndole fotos de contenido sexual. Finalmente, el delincuente extorsiona al menor para pedirle más imágenes o incluso un encuentro sexual.

Skimming: Este delito financiero consiste en la clonación de tarjetas y en el robo de los datos que contienen sus bandas magnéticas. Lo más habitual es que esta clonación se produzca en los cajeros automáticos de los bancos, sobre los que colocan un aparato que simula ser el cajero propio de la entidad financiera. El cliente introduce su tarjeta y todo funciona normal, pero sus datos han sido sustraídos

A raíz de estas circunstancias, se está desarrollando en España una figura que ya está implantada en países como Estados Unidos. Se trata del perfil del policía en la dark web, un agente que navega por el lado oscuro de internet como un usuario más de este submundo online, con la intención de cazar a aquellos que pretenden comerciar con contenido sexual de menores.

Una innovación interesante que nos lleva a preguntarle por la formación que han recibido él y sus compañeros: ¿Es la misma que la de cualquier policía? Niega con la cabeza y nos explica que, a pesar de que para ser agente la instrucción es idéntica para todos, para trabajar en este brigada se requiere un conocimiento técnico mayor, ya que el contacto con internet y nuevas tecnologías es constante. Asimismo, los miembros de este grupo están permanentemente recibiendo cursos de formación en materias relacionadas con el campo que investigan, puesto que las tecnologías se van modernizando y perfeccionando, y con los crímenes tecnológicos sucede lo mismo.

De hecho, el agente nos comenta que ahora están cambiando mucho. Los delitos de estafa están comenzando a incluir mucha ingeniería social. Los delincuentes intentan timarte con temas de solidaridad o metiéndote miedo, pero de una manera inteligente. Por ejemplo, te mandan un mensaje de una supuesta oferta de trabajo o diciéndote que te van a bloquear la cuenta bancaria para obtener el número de esta y poder robarte. Se aprovechan de la gente, que se alegra ante la buena noticia en el primer caso y que se asustan en el segundo. También utilizan a extranjeros para timar a otros extranjeros, sabiendo que, al haber pasado ellos por el supuesto problema que ha sufrido el estafador, tratarán de ayudarle.

Fachada de la Jefatura Superior de Policía de Navarra. JOSÉ GUTIÉRREZ DE SAN MIGUEL

Ante estos problemas y la evolución de estos delitos, el agente considera que lo mejor que se puede hacer es impartir charlas de formación, tanto en colegios como en asociaciones, e incluso en comunidades de vecinos. Opina que sería la vía más eficaz para reducir notablemente el número de víctimas de estos criminales.


Damos por concluida la entrevista y, mientras recogemos, le preguntamos por algún caso interesante en el que él haya trabajado. Se ríe nerviosamente y nos dice que no está autorizado a contarnos nada, que no puede desvelar detalles de investigaciones. Nos acompaña a la salida y se pone a nuestra disposición para cualquier duda que nos pueda surgir. Se despide y se marcha. Nosotros dejamos nuestra acreditación de visitante y nos vamos.


Leave a Comment

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial